Poken: nuevo cacharrito para compartir perfiles virtuales

Hoy han pasado por la agencia a presentarnos unos cacharritos muy monos: los Poken. Yo los resumiría como “cacharrito recogetarjetasdevisitamodernas”. Si te imaginas una tarjeta de visita completa hoy en día, ésta debería incluir, además de los típicos teléfono, dirección e e-mail, los accesos a tus diferentes perfiles sociales (en redes sociales y otras webs 2.0), pero es imposible incluir todo esto en un pequeño papel y sigue habiendo un salto de esfuerzo en que el receptor tiene que ponerse a teclear esa lista de accesos, vamos es un imposible.


Mi Panda-Poken

Mi Panda-Poken




La manita USB de mi Panda-Poken

La manita USB de mi Panda-Poken




Con los Poken, lo que se intenta es simplificar este proceso. Tu compras el tuyo, separas el cuerpo del monigote de la mano (que tiene USB) e introduces ese USB en tu ordenador. Directamente accederás al site doyoupoken.com, donde tendrás que hacerte tu cuenta (enorme pero, sí, otro acceso que recordar) e incluir todos los perfiles virtuales que quieras (tienen cabida prácticamente todas las redes conocidas). El paso previo ya está hecho.


Luego, cuando te encuentres con alguien que también tenga Poken (que es la parte difícil del juego por ahora, porque acaban de llegar a España y zerá muy complicado encontrarte casualmente con alguien con Poken: todo dependerá de su estrategia de marketing y de la cantidad de Pokens que estén dispuestos a dar gratis para crear masa crítica) chocas las manos de ambos cacharritos y ¡listo!, ya has intercambiado los datos.


Cuando vuelvas por tu ordenador, sólo tienes que volver a meter el USB y descargarte los nuevos contactos que hayas hecho. Podrás acceder a los perfiles que esa persona haya decidido compartir contigo (hay dos modos de “pokear”: uno discreto, con el que pasas los pocos datos que tu decidas y otro normal, mediante el cual se pasa todo tu perfil). Una vez aqui, y dependiendo del tipo de contacto de que se trate, ya puede ssolicitale que sea un nuevo contacto en LinkedIn, si es alguien de tu entorno profesional, o que te acepte como amigo en Facebook, si es un amiguete (ojo: he tenido en cuenta mi criterio, ¡cada cual adopta el suyo!).


El sistema es bastante seguro, fácil y los cacharritos son una monada – sobretodo uno de geisha que vi en la presentación pero que no habían traido entre sus muestras : ( -, si llegan a triunfar o no, como ya he comentado, dependerá muchísimo de sus propias decisiones y estrategias, del ruido que lleguen a hacer.